Luna Morena viaja a Alemania con CACTÁCEA

En el marco del XV aniversario de Luna Morena, taller experimental de títeres, la compañía tapatía viaja por primera vez a Alemania para presentar CACTÁCEA, una de sus últimas obras coproducida con el Laboratorio de Arte Variedades, LARVA.

Esta producción dirigida y escrita por el dramaturgo mexicano Alberto Villarreal*, con la dirección artística y de títeres de Miguel Angel Gutiérrez**, prepara maletas para presentarse el 23 y 24 de noviembre en el teatro Kammerspiele de Munich.

muka_mexico_a1_06

CACTÁCEA fue elegida por Christoph Gurk e Ilona Goyenche para ser parte de la cartelera del festival “Un tranvía llamado deseo” que se realizará en el Kammerspiele con el tema, “Teatro en México: un festival sobre el vuelo, la identidad y las representaciones de la violencia”.

Dicho festival concentra su atención en directores y artistas jóvenes como Alberto Villareal, Laura Uribe, Mariana Villegas y Lukas Avendaño.

Las funciones se realizarán en cooperación con el Goethe-Institut México, el patrocinio de la Fundación Cultural Federal Alemana, y el apoyo de la Secretaría de Cultura de México, el Instituto Goethe de Munich y el Instituto Cervantes.

CACTÁCEA es un proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en el programa “México en Escena”; y por la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Jalisco.

1_schauspielhaus_aussen_20_c_andrea_huber

La producción provocó controversia en su estreno en julio de 2016 en Guadalajara en una temporada de 12 funciones con taquilla agotada. Para este 23 y 24 de noviembre se hizo una adaptación especial para el Kammerspiele y para público alemán.

*Autor de ‘Cactácea’, texto comisionado por “Royal Court Theatre” de Londres y escrito gracias al Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA).
**Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA)

CRÉDITOS
Autor, director, diseño sonoro, concepción de espacio e Iluminación: Alberto Villarreal*
Dirección artística, concepción de títeres y animación: Miguel Angel Gutiérrez**
Diseño de producción: Charleen Durán
Producción ejecutiva: Aholibama Castañeda
Asistencia de dirección: Alejandro León
Asistencia de producción: Mariana de León
Diseño de vestuario, asesoría actoral: Esmirna Barrios
Asistencia de vestuario: Pepe Romero
Realización de vestuario: KREASKY
Jefe técnico: Américo García
Asistente técnico: Francisco Ramírez, Heriberto Estrada y Gerardo Jiménez.
Ingeniería de sonido: Jorge A. González “Cuervo”
Co-dirección y administración Luna Morena: Ana Zatarain
Subdirección Luna Morena: Liliana Rojas
Prensa y difusión Luna Morena: Esteban Contreras
Gestión Luna Morena: Vianey Pérez y Danitza Castañeda
Asistencia general Luna Morena: Luisa Guzmán
Proyeccionista: Armando González Cortés
Realización de títeres: Américo García, Claude Rodrigue, Rita Basulto, Iker Vicente, Humberto Galicia, Armando Hernández, Nicolás López, Alondra García, Rubén Castellanos, Arturo Castellanos, Álvaro Sandoval, Miguel Angel Gutiérrez, Fernando Puga.
Diseño de imagen e ilustración: LAGO; César Rocca, Humberto Vanhuten, René Hernández
LARVA (Laboratorio de Arte Variedades): Directora, Lourdes Ariadna González Pérez; Jefe de operaciones, Salvador Rodríguez Guzmán; Administración, Teresa Beltrán; Difusión: Osvaldo Fabián Elizondo García, Areli Cortés, Manuel Auroze; Técnicos: Óscar Moreno y Gerardo González.

INTÉRPRETES:
Andrés David
Lorena Ricaño
Carolina Ramos
Fátima Ramírez
Daniel Macías
Oz Jiménez

 

Anuncios

Cactácea, un manantial que desborda mexicanidad. Entrevista con Alberto Villarreal

Cactacea_44.JPGAlberto Villarreal, autor y director de la última producción de Luna Morena, nos comparte en entrevista su visión acerca del teatro como espacio de expresión y los secretos al interior de la CACTÁCEA que termina temporada este 31 de julio en el Laboratorio de Arte Variedades, LARVA.

Por @stip_contreras

Stip Contreras (SC): Es tu primera obra con títeres y su lenguaje de animación ¿Cómo ha sido la experiencia?

Alberto Villarreal (AV): Un interés particular entre Miguel Ángel, director de Luna Morena y yo al crear esta obra, era trabajar en varios planos estéticos del teatro, trabajar con marionetas, actores, y ver al teatro como instalación. Y que esos tres lenguajes se intervinieran. La presencia de un juego mecánico de oruga, es un gran objeto que transforma el espacio en una instalación pero al mismo tiempo puede ser visto como marioneta y como un gran actor.

Buscamos que los actores habitaran en estos territorios, que se combinaran, se contaminaran, y eso también se volvió un impulso, un temperamento para las escenas en sí. Que las escenas tuvieran una sensación vertiginosa, un movimiento mecánico constante, un flujo, un ir todo el tiempo acelerándose, que fuera una obra rápida, una obra a partir de símbolos.

La potencia del símbolo dentro del teatro permite múltiples lecturas. El símbolo abre la subjetividad del espectador. Cuando ves un símbolo que sabes que compartimos todos, como público, como nación, como humanidad, pero al mismo tiempo le das un valor muy concreto, ahí es donde el público puede leer distintas cosas sobre la obra y es importante que el teatro no se vuelva un sector de adoctrinamiento que de una sola visión de la realidad y que la defienda como: “esto es la verdad”.

La verdad vista desde el teatro es un elemento peligroso, lo importante es poner en relatividad y encontrar otro modo de hacer las cosas, eso es precisamente la ficción.

SC: Cactácea está llena de capas conceptuales ¿Hay un sentido filosófico en esta obra, en su propuesta?

AV: Si lo hay, creo que la obra parte de una preocupación filosófica que tiene que ver con cuales son los paradigmas o los problemas del cambio de siglo, pero sobre todo de entrar en el universo de la Internet, y como la Internet está transformando nuestra conciencia de lo real, y a partir de aquí estudiar una idea particular de qué es México, la mexicanidad.

La obra surge de una provocación que viene del Royal Court Theatre de Londres, que escoge a un grupo de dramaturgos para que escribamos una obra sobre México. A partir de ahí, al comenzar a escribir a mí me parecía que tenía que pensar a México fuera de los lugares comunes, fuera del folklorismo, fuera de todo aquello que se reconoce al exterior de nuestras fronteras y que se identifica con lo mexicano; A mí me pareció que hay dos zonas que podían dar una mirada particular, una de ellas, el temperamento, la zona alucinante de la mexicanidad como opuesto radical al racionalismo de occidente de la cultura europea que llega a América.

Me importaba mucho esta idea de “La invención de América” en los textos de Edmundo O’ Gorman, extraordinarios, esa invención hecha a partir de lo alucinante, hecha a partir de lo fantástico, América como un territorio hecho absolutamente para desplegar fantasía; lo podemos ver incluso en los nombres territoriales de California al norte de Latinoamérica, que es el nombre de una isla fantástica de los libros de caballerías: la isla California; y al final del continente la Patagonia, de los gigantes patagones en Europa, es decir, el continente esta nombrado como espacio fantástico.

La idea fue retomar este espacio alucinatorio y después confrontarlo con otro modo de alucinación, que es la Internet, la virtualidad, lo irreal, los perfiles fantásticos, el mundo mentiroso en el cual se está habitando ahí, entonces ver la Internet como nueva opción nacional, como un nuevo lugar donde tú puedes tener una identidad. Aquello que nos daban los países ahora está en esa zona global.

HalejandroCortes©-16.jpg
Lourdes González, directora del LARVA; Alberto Villarreal; y Miguel Angel Gutiérrez

SC: Esta pieza va de lo histórico, fantástico, documental, a lo contemporáneo ¿cierto?

AV: Exactamente, y una contemporaneidad que genera nuevos problemas sobre la humanidad que nunca habíamos tenido. Nunca habíamos estado en la situación de la Internet, y entonces me parece que el teatro es un lugar para plantear el problema y habitarlo a través de una serie de simbologías estéticas, rítmicas, sonoras y que sea el espectador el que se posicione.

SC: Esta obra está hecha para que el espectador la vea, pero también elija una postura frente a ella, ¿qué preguntas quieres dejarle al final?

AV: Es necesario que el espectador se posicione moralmente, éticamente, filosóficamente y lúdicamente ante la obra, por los símbolos que se presentan sobre lo mexicano, lo nacional. Nadie podría ser neutro ante ellos, significan algo para nosotros y poner en juego esos símbolos en el teatro puede ir desde una reflexión intelectual, una herejía, una obscenidad, hasta una bella metáfora, pero eso es imposible que lo decidamos nosotros como creadores, es algo que el espectador decide de acuerdo a sus valores, la obra está diseñada para dar este efecto.

Cactácea es una especie de manantial de preguntas y cuestionamientos; que ni siquiera se puede decir exactamente qué preguntas porque la obra ofrece muchos ángulos, muchos puntos de vista, y sin duda los espectadores seleccionarán el que les parezca más interesante.

SC: Hay momentos de la obra que aturden, sonoramente y en cuestión de símbolos y de conceptos. ¿Es una propuesta tuya?

AV: Sin duda, porque creo que la cultura mexicana está diseñada de eso. Cuando creábamos esta obra, Esmirna Barrios y yo queríamos hacer el vestuario, estábamos en el Mercado Sonora, en la ciudad de México, y cuando estás adentro de este mercado la sensación es totalmente de aturdimiento, es decir, no hay mesura. Aquí mismo en Guadalajara en los altares barrocos, en la comida, en una torta ahogada, y en una forma de aturdimiento de sabor.

La cultura mexicana no es mesurada, entonces me parecía fundamental crear este espacio que sí tiene linderos con el ruido, tiene un lindero con la sensación excesiva del color, pero justo eso es donde queríamos trabajar, tiene que desbordar, somos una cultura del desbordamiento. Por ejemplo, arquitectónicamente todo lo mexicano tiende a ser excesivo, los estadios que hacemos tienen que ser gigantescos, es decir, la cultura mexicana es muy desbordante, era un factor que queríamos que estuviera dentro de la obra y que fuera muy sensible.

Pero ya no es solamente el desbordamiento folklórico, si no el desbordamiento también de la Internet, como un espacio de tantos millones y de tanta información que no puede ser contenida por nadie, la Internet nos ha replanteado la idea de infinito, nadie puede ver todas las páginas de Internet, no puedes ni siquiera leer Wikipedia, no te alcanza la vida para hacer algo así, entonces la Internet volvió a replantear que el ser humano construye espacios infinitos que es incapaz de habitar, y eso es una saturación también.

unnamed
Andrés David, actor principal de CACTÁCEA

SC: De alguna forma hay una postura sobre el ritmo de lo humano, sobre este infinito de la Internet, y de la cantidad de información que no podemos consumir en su totalidad ¿Qué piensas al respecto?

AV: Es importante al final no decir algo concreto sobre la Internet, hay que exponerla, exponer la brutalidad y la belleza que contiene la Internet, pero no decir: “esto es muy malo”, “esto es muy bueno”, “qué bueno que nos sucedió”, “que malo que nos sucedió”.

El teatro puede quedar muy cerca de la retórica y muy fácilmente volverse un ente moral que le diga al espectador lo que debe pensar, nosotros huimos constantemente de eso, nosotros no sabemos qué decirle al espectador. Hacer teatro no quiere decir que tengas algo que decir, eso me parece un gran error, tampoco el teatro y el arte están hechos para hacer mejores personas, el teatro existe como una manifestación, una punción de necesidades viscerales y orgánicas, por eso es algo que está muy relacionado al cuerpo, al espacio, al tiempo, a lo inexplicable, a lo misterioso.

Juan José Gurrola hablaba de que el teatro baja y a veces acontece. Desde mi punto de vista es el contrario, creo que el teatro emerge, es una cosa más bien tectónica, más bien demoniaca, no en el sentido católico,  si no en el sentido casi pagano de algo que sube, y creo que el teatro entonces debe cuidarse de cualquier adoctrinamiento, de cualquier postura política fácil, de cualquier retórica, y de cualquier panfleto, porque entonces ahí es donde la realidad no se expande en el teatro, si no que se comprime a mero proselitismo.

SC: ¿Crees que la experiencia teatral no debería ser un deja vu si no una experiencia única que no vas a repetir?

AV: Esa es la utopía del teatro, para eso se trabaja, para tratar de que es la experiencia, que es la obra, cuando el público la observe realmente asista a algo irrepetible y que sepa, que sienta que no va a volver a ver algo así en su vida, porque no va a volver a ver esta obra. Cuando las obras repiten ciertas fórmulas, ciertos estilos, y uno siente que ya vio esta obra en algún lado, se anula algo central del teatro que es su incapacidad de ser clonado, su incapacidad de ser repetible y se vuelve algo para hacerse una y otra vez, una fórmula fácil, y ahí caemos en la mercadotecnia, que es algo muy alejado del teatro honesto.

SC: ¿Alberto Villareal tiene una fórmula? Tienes más de 40 producciones, ¿Hay alguna tendencia o corriente creativa en algunas de ellas?

AV: Hay obsesiones, las cuales son muy difícil quitártelas de encima, aquí aparecen varias por la iluminación, por utilizar constantes cambios, tengo un concepto muy personal de decir que la luz es el Dios superior del teatro, es el que hace que todo tenga una fuerza total, increíble; la aparición de la animalidad, que también es constante para mí; la idea de la sonoridad en los textos, aquí aparece entre el náhuatl y el español y ciertos cambios idiomáticos, ese gusto por el sonido; creo también el gusto por el fragmento, por la simultaneidad de diferentes planos en la escena. Podrían verse como formulas estéticas, pero yo los vivo más como espacios de obsesión que, aunque no lo quieras, aparecen una y otra vez, es imposible ir contra eso. Si no hay esa obsesión es muy difícil sostener tantas horas de ensayo  y proponerle algo a los demás.

Cactacea_103.JPG
Imagen de la puesta en escena

SC: ¿Cuál es el teatro que te gusta, donde el protagonista es el texto o la imagen?

AV: Realmente a mí me gustan todos los teatros, me gusta el teatro realista cuando es contundente, bello, cuando el texto dice algo, también cuando son teatros solamente de imágenes, teatro clown, teatro callejero.

En realidad a mí me apasiona el teatro en general, no tengo un gusto específico por algún tipo de teatro. Cuando el teatro se manifiesta con fuerza, está hecho con honestidad, con ataque, con radicalidad y riesgo, es siempre memorable, cualquier estilo de teatro. Todos los estilos que yo conozco, por los que he tenido la fortuna de pasar o los que hacen los compañeros y que para mí son imposibles, me despiertan siempre una enorme admiración y deseo de ir a ellos de decir: “a mí me encantaría un día explorar solamente esto en un corte absolutamente realista”. Afortunadamente el territorio del teatro es infinito y hay lugar para todos.

Luna Morena celebra XV aniversario con CACTÁCEA, una coproducción con LARVA en manos de Alberto Villarreal

poslink-1200_627Este próximo 15 de julio a las 20hrs la CACTÁCEA se apodera del Laboratorio de Arte Variedades (LARVA) para celebrar el XV aniversario de Luna Morena, taller experimental de títeres.

Este estreno en coproducción Luna Morena-LARVA trae a Guadalajara a uno de los más reconocidos dramaturgos mexicanos, Alberto Villarreal como director de una puesta en escena retadora que re-significará el espacio y lenguaje escénico en la ciudad.

“Dentro del teatro del ojo de los fieles, se refleja una cruz llena de espejos, dirigidos rectamente contra sus adentros, para que la sangre del sol se salpique y estalle picándoles las retinas como un mal alacrán.

–Las espinas de la luz, secas y flacas–

Ahí, dentro del ojo cocinado, donde se clavan las púas del crudo vegetal solar; putero de la tuna encamada y patiabierta de la retina.

Vegetal que corta el cielo como un cuchillo que parpadea; sabroso, comestible, de púa redonda, salada y picante, ombligo obeso del cielo.

Dentro de la capilla giratoria del ojo; dentro de ese hinchado pulgar blanco, todo se reúne y se explica; en los ojos ombligos del dios afeminado e insensible.

La cruz es un árbol puesto en su sequía más alta y más fría, nevada, imposible en estas tierras sin pedigrí.

–Cruz que es cruza de la cruza de la cruza de una que nomás iba cruzando–

Con sus veladoras de piedras; va la nacional perrada esclava de sus órganos, convenenciera según el día y el antojo, que con sumisión llena sus laborales panzas. Todas las cosas se engañan cuando están juntas, y para eso están juntas, para reírse y regañarse de lo feas que son estando juntas” – Alberto Villarreal

CRÉDITOS
Autor, director, diseño sonoro, concepción de espacio e Iluminación: Alberto Villarreal*
Dirección artística, concepción de títeres y animación: Miguel Angel Gutiérrez**
Diseño de producción: Charleen Durán
Producción ejecutiva: Aholibama Castañeda
Asistencia de dirección: Alejandro León
Asistencia de producción: Mariana de León
Diseño de vestuario, asesoría actoral: Esmirna Barrios
Asistencia de vestuario: Pepe Romero
Realización de vestuario: KREASKY
Jefe técnico: Américo García
Asistente técnico: Francisco Ramírez, Heriberto Estrada y Gerardo Jiménez.
Ingeniería de sonido: Jorge A. González “Cuervo”
Co-dirección y administración Luna Morena: Ana Zatarain
Subdirección Luna Morena: Liliana Rojas
Prensa y difusión Luna Morena: Esteban Contreras
Gestión Luna Morena: Vianey Pérez y Danitza Castañeda
Asistencia general Luna Morena: Luisa Guzmán
Proyeccionista: Armando González Cortés
Realización de títeres: Américo García, Claude Rodrigue, Rita Basulto, Iker Vicente, Humberto Galicia, Armando Hernández, Nicolás López, Alondra García, Rubén Castellanos, Arturo Castellanos, Álvaro Sandoval, Miguel Angel Gutiérrez, Fernando Puga.
Diseño de imagen e ilustración: LAGO; César Rocca, Humberto Vanhuten, René Hernández
LARVA (Laboratorio de Arte Variedades): Directora, Lourdes Ariadna González Pérez; Jefe de operaciones, Salvador Rodríguez Guzmán; Administración, Teresa Beltrán; Difusión: Osvaldo Fabián Elizondo García, Areli Cortés, Manuel Auroze; Técnicos: Óscar Moreno y Gerardo González.

INTÉRPRETES:
Andrés David
Lorena Ricaño
Carolina Ramos
Fátima Ramírez
Daniel Macías
Oz Jiménez

Laboratorio de Arte Variedades (LARVA)
(Ocampo, esquina Av. Juárez, en Guadalajara)
Del 15 al 31 de julio
Jueves, viernes y sábado, 20hrs
Domingos, 18hrs
$120 general
$100 estudiantes, maestros y personas de la tercera edad con credenciales vigentes

*Autor de ‘Cactácea’, texto comisionado por “Royal Court Theatre” de Londres y escrito gracias al Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA) del FONCA.
**Miembro del SNCA.
Proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en el programa “México en Escena”.
Proyecto efectuado con apoyo de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Jalisco

Agradecimiento especial The Anglo Mexican Foundation for the Arts, British Council y Centro Cultural Helénico, Lourdes González, Germán Vargas, Alejandro Franco. El prólogo de esta obra es una paráfrasis del autor a una entrevista a Randy Prozac.