Miradas canadienses al teatro de máscaras

dsc_0150

Suzanne Lantagne y Louise Lapointe

Por @stip_contreras

8 de agosto de 2016 – Suzanne Lantagne y Louise Lapointe visitaron Guadalajara para compartir su pasión por la escena viva del teatro de máscaras, en un taller diseñado por ellas hace dos décadas en el Conservatorio de Arte Dramático de Montreal que por primera vez sale de su país.

Organizado por Luna Morena, en dos semanas intensas de trabajo, artistas tapatíos asesorados por Lapointe y Lantagne crearon una máscara y le dieron vida con un personaje.

La enseñanza en el lenguaje corporal para escena y la producción teatral ha sido la principal pasión de Suzanne desde el Conservatorio. Sin embargo, con cuatro libros publicados con la editorial francesa L’Instant même, confiesa que su rumbo en los últimos años apunta hacia la literatura.

Como directora del Festival Casteliers por 12 años y de una fundación homónima que se dedica a la difusión del arte de los títeres, Louise Lapointe compartió también su técnica de realización de máscaras.

Luna Morena tuvo el placer de entrevistarlas sobre su trabajo en Guadalajara, sus proyectos en Canadá, además de conocer su visión de las artes escénicas.

¿Cómo se conocieron y por qué decidieron hacer un Taller de Máscaras juntas?

Suzanne Lantagne (SL): Nos encontramos en el Conservatorio de Arte Dramático de Montreal, Louise trabajaba ahí cuando comencé yo. Yo era la asesora de técnica de escena, y escenógrafa.

Me contrataron para una puesta en escena; y después para dar cursos de movimiento para los actores, construcción de personajes, todo adaptado al trabajo del actor. Ahí tuve la idea de traer la máscara porque necesitaba que los actores estuvieran libres de transformarse.

En aquel tiempo vine a actuar en Guadalajara en una compañía de mimos. La visita fue antes de encontrarnos, entre 1984 y 1986.

Louise Lapointe (LL): Después de la visita de Suzanne a Guadalajara (84-86) nos conocimos y empezamos a enseñar lo del juego con las máscaras, con accesorios del conservatorio, máscaras que se encontraban y cosas que los alumnos fabricaban. Yo hacía máscaras para diferentes producciones, e imaginaba que cada uno de los estudiantes fabricara la propia.

Entonces di la primera sesión de realización de máscaras en el otoño y después de navidad, Suzanne crea al personaje en ese curso de movimiento con la máscara. Es un trabajo que al día de hoy hemos desarrollado por 20 años. Se han perfeccionado los ejercicios, y hacemos espectáculos conjuntos como laboratorios.

dsc_0245

Talleristas alumnos de Lantagne y Lapointe en Guadalajara

¿No han decidido evolucionar el taller a animación de marionetas?

SL: Podemos pensar, puede llegar, todo puede llegar. La belleza del trabajo en conjunto es que se haga orgánicamente, son 20 años que se desarrolló y se convirtió en algo… en máscaras que se transforman, se refinó mi trabajo con los actores que hacen la máscara, los ejercicios. Ha mejorado con los años, paso a paso sin forzar, creemos que va a continuar hasta que tengamos 80 años (bromea).

Sin embargo, ahora estoy más cercana a las máscaras, así como al juego de la actuación. Me gusta la máscara porque el actor es la marioneta, y es un trabajo del cuerpo, de la distancia, de la manipulación. Es un todo.

¿Cómo conocieron a Luna Morena?

LL: Yo me encontré con Miguel Angel Gutiérrez (director de Luna Morena) en 2004, mientras trabajaba en un festival de marionetas en Quebec. Entonces organizamos un taller de tres semanas sobre marionetas de madera con un escenógrafo Checo que recomendó a Miguel Angel y lo invitamos para esas semanas al taller en Quebec y así nos conocimos.

Claude Rodrigue (escultora y artista plástica canadiense) también vino una vez al Festival. Quedamos en contacto con Miguel y lo invitamos al Festival Casteliers varias veces como director invitado. Hace dos años cuando con Lili Rojas (subdirectora de Luna Morena) hablamos sobre la formación, y buscamos formas de colaborar. Después de dos años, esa es la historia, visitamos Guadalajara con el Taller de Máscaras.

¿Cómo se sienten en su primera experiencia haciendo el taller fuera de Montreal, esta vez en Guadalajara?

LL: Se siente muy bien enseñar el curso intensivo porque en Montreal es un año, la fabricación y la pintura lleva cuatro meses sobre las máscaras, el primer semestre es máscara neutra y la preparación del personaje. El intensivo lo hicimos solo una vez en el verano en Montreal, pero aquí en Guadalajara estuvo muy bien, la gente aquí es enfocada, seria, escucha muy bien.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué diferencias encuentran entre el trabajo actoral y plástico de mexicanos y canadienses?

SL: En primera, no tienen la misma edad, nuestros alumnos en Canadá tienen entre 19 y 26 años, especialmente entre 22 y 23, y aquí están un poco más adultos. La diferencia está al nivel de la imaginación. Aquí la imaginación tiene que ver con la poesía, las metáforas, las segundas intenciones, allá no es natural para todos, sobre todo las generaciones actuales.

Los jóvenes cambian mucho en este momento sobre todo al norte de América, la imaginación ya no está tan estimulada, y aquí el lado metafórico está muy presente. El arte es parte de la vida aquí más que con nosotros, hay un poco de realismo mágico presente, esa es la gran diferencia.

¿Cuál es su visión y cómo justifican la necesidad de las artes escénicas o de las artes en lo social?

SL: En Canadá está muy valorizada la cultura, las artes, un poco por la fe francesa. El gobierno da más dinero para la cultura en Quebec porque quieren que defendamos el francés, estamos más apoyados que en otras provincias, tenemos muchos creadores, teatro, circo, danza, artes visuales, y hasta humoristas, hay muchos creadores.

Aquí el arte tiene más presencia política y socialmente. México es rico, hay menos dinero pero hay sonrisas, generosidad, contacto, le hace bien al alma, mucho calor humano, más simple. En Canadá no sufrimos hambre pero si sufrimos psicológicamente, hay más individualismo. Vamos a regresar.

¿Cómo describen al estereotipo del creativo o artista canadiense? Y ¿qué es lo que ustedes como canadienses han conocido del estereotipo de artista mexicano?

LL: Es difícil comparar porque no conocemos muy bien a los creadores mexicanos. Con nosotros es visualmente más limpio y aquí es mas bruto, esto pensando en los espectáculos que hemos visto.

En Quebec hubo cuestiones políticas pero ha bajado, había muchas creaciones colectivas y ahora es más individualista, más burgués. Allá la gente va más al teatro, sólo un 11% no va, hay muchos teatros, el más grande es de 800 personas. En una sala de 500 localidades, en promedio van 300, en el Festival Casteliers proyectamos un 60% de entradas, y este año 2015 tuvimos un 83%.

Los grandes teatros casi siempre están llenos. Hoy vemos que muchas veces se compra de último momento el boleto. Hay tanta oferta y la calidad es buena, hay muchas creaciones, tenemos muchas escuelas, son cinco escuelas profesionales de actuación en Quebec, hay muchas giras, tenemos muy buenos creadores.

screenshot_3

Louise Lapointe invita a la presentación de White Like Me: A Honky Dory Puppet Show en el Teatro Aux Écuries en Montreal en noviembre próximo

 

Respectivamente ¿Cómo ha sido su trabajo en Casteliers y en el Conservatorio de Arte Dramático de Montreal?

LL: En Casteliers me gusta mucho, lo fundé en 2005 y estamos ya preparando la edición número 12. Comenzamos más compactos pero ahora tenemos un festival con de 8 a 10 espectáculos. Al principio estaba yo sola como directora general, y desde el año anterior hay una codirección, hacemos equipo y nos dividimos el trabajo. La marioneta es un trabajo que me apasiona, se debe reconocer como una forma de arte íntegra en Montreal, para que la marioneta para adultos este ahí también, ¿por qué creer que la marioneta solo es para niños?

Otro proyecto es abrir una Casa Internacional del Arte de las Marionetas en Montreal. Estamos contentos porque tendrá laboratorio y queremos fabricarlo como en Luna Morena, con espacios para hacer talleres, y las oficinas de la Association québécoise des marionnettistes, porque hay muchos marionetistas en Quebec, mas de 40 compañías y como 100 miembros individuales. La marioneta es dinámica en Quebec, y en la Universidad hay un diploma sobre marioneta contemporánea. Hay mucha creación, jóvenes, compañías, es excitante, me gusta invitar a los extranjeros a los encuentros.

SL: Lo que me encanta del Conservatorio de Arte Dramático de Montreal es la libertad que tenemos como creadores, porque yo creo mis cursos, los ejercicios, lo que sucede con los estudiantes, tenemos espectáculos, evaluaciones, presentaciones, es nuestro material, nuestros intereses, estoy muy feliz de hacer teatro todos los días y no tener que esperar a que suene el teléfono.

Es una vocación estar enseñando, antes del Conservatorio ya enseñaba en una escuela privada, siempre la transmisión me da permiso de aprender, es maravilloso porque tengo un salario que me permite hacer otras cosas con cierta estabilidad, me siento muy feliz de estar en una de las mejores escuelas de teatro en Canadá.

Hago dirección y también enseño, lo que yo amo es la creación y la escritura, escribo novelas y libros que ya publiqué, adaptaciones de teatro. Me dirijo más hacia la escritura ahora.

Anuncios