El ‘vientre materno’ de los títeres de Luna Morena

Por @stip_contreras

Sus manos han sido el “vientre” de personajes emblemáticos como el niño Guy y Canek, Emiliano y María; y hasta bestias como Aracné de ARKA.

La artista y escultora canadiense Claude Rodrigue, comparte en entrevista su experiencia de años de trabajo con Luna Morena, taller experimental de títeres y otras compañías como Theatre Motus y Cirque du Soleil.

Rodrigue es también miembro de la Association québécoise des marionnettistes. Su trabajo en Guadalajara, es parte de los primeros intercambios artísticos del proyecto LAZOS de la compañía tapatía de teatro de títeres, Luna Morena.

Stip Contreras.- Haces escultura, marionetas, máscaras, ¿cuál ha sido tu formación? ¿en qué te especializas?

Claude Rodrige.- Viví en París y en la universidad tome un curso de máscaras. Cuando puse mis manos en la arcilla, fue como un shock. Yo siempre tuve contacto con el arte visual, ser actriz me gusta, pero no me sentía tan buena como para dar competencia, mi ego es demasiado frágil.

La escultura es muy fuerte para mí; tengo un talento que es como un regalo de la vida, entonces desarrollarlo, es más fácil, más motivante.

El camino no fue derecho, al inicio yo pensaba que los otros artistas eran buenos y yo no, como muchos artistas que no tienen consciencia de sí mismos. Por eso empecé en psicología y pedagogía.

Hice pedagogía a nivel primario, un maestro que conocí en Quebec me dijo que fuera a Montreal porque había un curso de expresión dramática de un año para profesores. No era teatro, era el trabajo de lo imaginario, sin público, como aprender a jugar como niños, expresar con el cuerpo, con la voz, con total libertad. Improvisar y jugar con ese sentimiento de cuando eres niño.

El curso de pedagogía fue en Quebec, en la Universidad Laval, y el certificado en expresión dramática en Montreal. Me di cuenta que no quería enseñar a los otros a expresarse, quería enseñarme a mí misma a expresarme.

claude
Claude Rodrigue y Miguel Angel Gutiérrez en el taller de trabajo de Luna Morena

SC.- ¿Cuándo llegaste a Francia? ¿A cuál universidad?

CR.- En los años 80 a la Universidad de París 8, Vincennes Saint Denis.

El curso era básico, era la iniciación. Pero busque un maestro y le dije que quería aprender de manera profesional. Él fue Jean-Pierre Maury. Empecé cursos en su taller privado, me enseñó todo sobre el yeso, la morfología, moldear, esculpir. Trabajé mucho en máscaras.

Antes de cambiar de dirección estaba en una compañía de teatro, empecé a hacer máscaras para ellos, para las obras y me interese en los títeres. Es un poco triste ver como algunas máscaras no viven y se quedan solo en la pared. Las máscaras que usan los actores tiene un misterio, una magia, hay reglas, pero viven por sí mismas. Las otras no, tienen expresión pero no viven ni tienen presencia.

SC.- ¿Cómo es tu proceso mental de traducir un sentimiento a una escultura, a un títere o una marioneta?

CR.- Es como un actor que busca en sus emociones, con la observación de afuera. Desde niña me gusta observar a la gente, sus expresiones y demás. También me acostumbre a adoptar cosas externas.

Me gusta mucho que estas creaciones no se queden como objetos acumulados. La escultura no es como el papel, ésta requiere espacio. Antes mi ego me hacía querer quedarme todo, pero ahora soy feliz de que las cosas se vayan, sé que van a servirle a alguien.

SC.- Cuéntanos la experiencia del público cuando vio tus primeros trabajos ¿Cómo te sentías tú?

CR.- Yo no vi esas reacciones porque estuve en Francia. Hice personajes pequeños para el Museo de la Civilización en Montreal, no fue como una obra de teatro en la que interactúas con el público, no recuerdo esa primera vez, pero una vez me pidieron una foca bebé y cuando salió la cabeza la gente hizo ¨awww¨ y sentí genial en mi corazón.

No me siento como una artista que va a cambiar al mundo con creatividad e ideas. Soy una artista con mucha sensibilidad, me gusta hacer lo que la gente espera, ser como un vientre para ese arte.

SC.- Has trabajado con Luna Morena en México, con Theatre Motus en Canadá y con Cirque du Soleil, ¿cómo describes tu trabajo en estos proyectos y que diferencias encuentras?

CR.- Llevo 15 años con Theatre Motus y 10 con la compañía Luna Morena. Con Theatre Motus cambia un poco la manera de trabajar, al principio estábamos juntos un equipo de producción y yo hacía especialmente el diseño de los personajes, la escultura, la pintura; yo hago el títere sola a menos que tenga un mecanismo muy complicado y requiera ayuda.

En Cirque du Soleil no tenía la libertad de decir cómo eran las cosas, ellos me decían lo que querían, hay que ser claro con esas cosas, a pesar de que sea una idea abierta debe haber cierta dirección de lo que quieren hacer y provocar.

SC.- ¿Quiénes han sido aliados, colegas y amigos en tu carrera?

CR.- Miguel Angel Gutiérrez aquí en Guadalajara, Hélène Ducharme, Louise Lapointe.

Denis Marleau de la compañía Ubu, muy famosa en Montreal. Ellos trabajan con proyección y video sobre una escultura, es un proceso que hacemos mitad y mitad, el que proyecta y yo, es una pantalla tridimensional que crea sombras. La proyección le da vida a la escultura.

Antes trabajaba para museos, circos. etcétera. Pero ahora, por mi reputación me piden muchas cabezas. El año pasado fui a trabajar al Theatre de la Dame de Coeur, que vinieron aquí al Festín de los muñecos, Festival Internacional de Títeres de Guadalajara de Luna Morena, ellos hacen títeres gigantes, me pidieron de nuevo trabajar con ellos, me gusta trabajar en equipo.

SC.- Has impartido talleres en Festivales como Casteliers, ¿cómo fue la experiencia? ¿Te gustó?

CR.- Muchísimo, especialmente en escultura, soy como un pez en el agua. Dejo salir mi locura, soy exigente pero también soy loca. Me gusta que sea un lugar de libertad y de expresión. En mi trabajo tome el riesgo de poner todos los huevos en la misma canasta, eso me vuelve experta en mi materia. La gente piensa en mí cuando necesitan este tipo de trabajo.

SC.- Con los personajes de la última producción de Luna Morena, ARKA ¿qué te ha pedido Miguel expresar con ellos? ¿Cómo esperas que sea la reacción y qué quieres expresar con ellos?

CR.- Lo primero que me pidió Miguel es a la hermanita de Emiliano, María, que se vea más joven, más frágil, con mucho miedo, como con sorpresa en ella.

También hice la araña, mucho más grande, a partir de la idea de Miguel, que es un cráneo. El estilo de estos títeres grandes es como de estructuras hechas de hueso, Miguel quizo darle organicidad a las piezas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s